domingo, noviembre 11, 2007

"Human Behavior"


Hace una semana o dos, en el colectivo camino a mi trabajo, ví a un chico de unos 30 años que llamó mi atención. Tenía una mano (brazo o mitad de brazo-?-) ortopédica. No me pude contener y por unos minutos no dejé observarlo. Era notorio que tenía una prótesis.

Días después mientras estaba en el horario de mi almuerzo, en la cafetería del trabajo, me lo encuentro. Me dieron ganas de intercambiar palabras, pero realmente no sabía cómo hacerlo.

Antes de ayer me lo encuentro en la parada del colectivo. Subimos al mismo autobús. Él se sentó en los primeros asientos, yo lo hice unos más atrás. Al rato, el micro comenzó a llenarse y este chico se paró al lado de mío. Llegó un momento que era tanta la gente que pensé: "¿Le doy el asiento o no?".

Se nota que la mano ortopédica no tiene ninguna mobilidad, es tan sólo una prótesis de un color un poco más oscuro que su piel, pero indiscutiblemente notable, llama la atención.

Comencé a debatir mentalmente qué sería lo correcto. Y éste es el punto del que quiero hablar en este post:

1. Si le doy el asiento, pensando en que no se puede sostener bien, pensé: "¿se sentirá ofendido, porque lo veo como inválido de una mano/un brazo?"


2. "¿Si no se lo doy, lo hago sentir normal, que no tiene ningún problema?".


En realidad no sabía que hacer. Me sentí mal porque terminé sentado todo el trayecto, y él equilibrandose para no caerse.

¿Qué tendría que haber hecho? ¿Darle el asiento? Por un lado no quería hacerlo sentir mal, por otro, era una necesidad para él, a mi juicio. ¿Qué hubieras hecho en mi lugar?.

Etiquetas:

9 Comments:

Blogger Bea said...

Que situacion horrible! Creo que hay que refrasear la pregunta de manera que suene cortes pero no degradante. Se me ocurre algo del tipo: te seria mas comodo sentarte? o de ultima ser directo: no quiero ofenderte pero me pregunto si preferis sentarte? Yo creo que si uno demuestra que no quiere ofender pero que tb quiere ser considerado, el otro lo debe entender. Eso si, yo igual no se si me animaria a decirlo!

12:33 p.m.  
Blogger Cieguilla said...

Estoy de acuerdo con vos y con Bea... no sabria muy bien como reaccionar ante esa situacion. Creo que un brazo no es como una pierna y por ahi podia zafar, pero a la vez donde pones el limite?

Como soy medio caradura es posible que se lo hubiera ofrecido con una mirada y un "preferis sentarte?" o algo por el estilo...

Besos xx

7:43 p.m.  
Blogger benjamin1974© said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8:01 p.m.  
Blogger benjamin1974© said...

Bea
Me gustó esa idea. Ahora, lo que pasa es que el tipo tiene una cara como avergonzado, no sé pero es difícil de explicar. Cuando alguien se le acerca éste como que se esconde o intenta esconder la mano.

Algo un tanto evidente que le debe ser muy difcíl el tema de su prótesis.

Seguro que cuando lo vea en el trabajo le voy a decir algo como: "me pareció verte varias veces en el colectivo"... ahora, que problema para darle la mano... tengo que recordar de estrechar la correcta, porque su mano ortopédica no tiene mobilidad.
Un beso.

Ciegui
En este caso específico él se estaba sosteniendo con una sola mano, y la manera que manejan los colectiveros en Jerusalén... no ayudaba mucho.

Pero me gustó esa frase: "¿preferís sentarte?"
Bien ahí Ceci.
Un beso

8:01 p.m.  
Blogger Mariana said...

Estoy de acuerdo con las chicas, Benja, es preferible ofrecerle el asiento y quedar como un poco sobreprotector que no ofrecérselo y pasar por desconsiderado...

Pero entiendo la situación. Por ejemplo, ¿viste qué difícil es cuando suben señoras mayores, pero no demasiado ancianas? Con una viejita es fácil, uno le da el asiento y listo. Pero con las de sesenta y pico, nunca se sabe: a veces no se lo ofrecés y te miran mal, y otras veces se lo ofrecés y protestan. ¿Quién las entiende?

11:36 p.m.  
Blogger guadis! said...

Me ha pasado lo mismo pero con mujeres que no sabía si estaban embarzadas o no... Jóvenes y con algo de panza sin saber identificar si es un poco de gordura o un embarazo...

12:21 a.m.  
Blogger benjamin1974© said...

Mariana
Sí, tienen razón. Lo que pasó es que quizás me puse en su lugar, y D-s no lo permita, si estuviera en su situación, quizás yo pensaría que me estan tratando de inferior o algo por el estilo. No quisiera que me tuvieran lástima.

Ahora, cuando se sube una viejita siempre doy el asiento... Por eso siempre trato de sentarme lo más atrás posible. Sino directamente me quedo parado.
Un beso.

Guadis!
Acá en Israel siempre se suben mujeres con bebes y sus carritos, así que toda la parte de adelante está ocupada por este tipo de pasajeros. Agregando a lo que le respondí a Mariana, yo le doy el asiento a la gente mayor, a las embarazadas y hasta las personas que suben al colectivo super cargadas de cosas.
Gracias por pasar y comentar.
Un beso.

6:05 a.m.  
Blogger Matritensis said...

Yo me levantaría y dejaría el asiento libre sin decir nada, de él depende si se sienta o no y para la próxima vez ya sabrás si él se vale solo sin problemas, que imagino que sí.

4:54 a.m.  
Blogger benjamin1974© said...

Sí, tenés razón Matri...
Un abrazo

9:10 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home